Archivo de la etiqueta: residuos

Plásticos y más plásticos. Pequeños cambios individuales.

Casi todos hemos oído hablar de la famosa Isla de plástico. Un vertedero flotante del tamaño de Estados Unidos formado por las corrientes del Pacífico que lleva a que gran cantidad de desechos, principalmente plásticos, acaben unidos formando una isla gigante.

plastic-soup-pacific-ocean-more-than-green_1

Esta cultura impuesta del usar y tirar está sustituyendo muchas especies naturales por plásticos. No hay más que pasearse por una playa en invierno, el mar acaba vomitando cosas inverosímiles debido a atracones que provocamos las personas. Duele verlo. Y duele más profundizar en esa dinámica y lo que supone. Sólo en España generamos 51 millones de envases cada día. Plantearse prescindir de plásticos no es una tarea nada sencilla, el mercado está hecho para y por su presencia, al fin y al cabo es un negocio más relacionado con el petróleo. Reducir y reutilizar deberían tener su lugar mucho antes que reciclar.

La cultura del envoltorio, de la no planificación, de la imagen, del dinero. Comprar unos snacks, frutos secos, galletas, cereales,… plásticos. Comprar productos de limpieza, sean o no ecológicos, leche, o zumos,… plásticos en sus diferentes formas. Yogures, …plásticos. Los dichosos vasitos, platos y cubiertos de un sólo uso, más plástico absurdo.

Parece que una de las claves para huir de esta invasión es intentar tirar por opciones artesanales, ya sea hechas por nosotros, o compradas: repostería casera, comprar a granel, mercados locales, grupos de consumo, etc.

En mi camino a la reducción drástica de plásticos en mi vida personal, éstas son parte de las opciones que se me van ocurriendo:

– Cuando me apetece un café para llevar: intento ir con un tarro de vidrio en el bolso y me lo llevo cerrado con su tapita de rosca. Si no lo tengo, pido prestada una taza y la devuelvo luego. La confianza y la cercanía de los negocios es parte de esta cruzada. (Por supuesto, ya ni cabe mencionar el café e infusión de cápsulas).

café en tarro de cristal

– Llevo tiempo sin usar botes de gel y de champú. Para ello sencillamente uso jabón en pastilla, que lo hay también para cabello. La gente apañada lo hace directamente en casa con aceite usado, yo aún no me he animado a dar ese paso y compro pastillas ecológicas, mejor para el cuerpo, para las tuberías y para el lugar en el que acaban los desechos. Sabiendo hacer jabón con aceite usado, ya tienes productos de limpieza para el cuerpo, para las manos, para la lavadora, para los platos y para la casa. Los hay sólidos y líquidos. Si el que tienes es sólido, lo rallas y ya vale para el cajón de la lavadora.

pastillas de jabón

– Mi consumo de yogures hace unos años era bastante alto. Empecé a darme cuenta de las torres que se podrían formar de vasitos de yogur en un mes, y llegué a la conclusión de que era un capricho sin mayor importancia. Ahora no como yogures ni los echo en falta. Si me apetecen, compro alguno que viene en cristal, y también está la opción de hacerlo en casa (yogurteras y demás).

– Si sé que voy a hacer la compra, me llevo el carrito desde casa. Y por supuesto, llevo siempre bolsas de tela o de plástico en el bolso por si cae alguna compra o contenido inesperado, no ocupan nada tampoco en un bolsillo. El pan se conserva mil veces mejor en tela, comprobado.

carritobolsa panbolsas

– Cada vez existen más posibilidades de comprar a granel legumbres, frutos secos, harinas, especias, cafés, tés y muchos otros productos. Es tan fácil como llevar tu propia bolsa; ya luego lo colocarás en el bote apropiado en tu casa.

granel

– Agua. Por supuesto. Cuando voy al cine, a la playa, a hacer un viaje, a un curso, lo que sea, llevo el termo o cantimplora con agua. Se conserva mejor su temperatura, ahorras, no se va degradando su interior como pasa con las botellas de plástico. Para los peques también me parece la mejor opción. Y valen para lo que queramos, sopas, gazpachos, zumos, café o té… incluso los hay para comidas, algo más anchos.

termo termos termoss

Me parece tan irresponsable en un país como España donde en la mayoría de las ciudades se puede beber del grifo, comprar una botellita para un solo uso… si lo piensas realmente, es terrible, como cualquier otra forma de usar y tirar. Dentro de esta necesidad de usar agua embotellada, lo menos malo son los bidones grandes que dan para varios rellenos. Ya es momento de implantar de nuevo los sistemas de depósito y retorno de envases, y de poder volver a rellenar nuestros recipientes.

– Para los ciclos menstruales también existen otras opciones que no conllevan los absurdos aplica-tampones de plástico (sin el aplicador nos apañamos!) o la barbaridad de compresas de usar y tirar con todos sus compuestos. Cuesta un poco pensar que todos esos residuos le vengan bien a una parte tan delicada de nuestro cuerpo. Las alternativas son las compresas de tela lavables: son más cómodas, se lavan, duran más, irritan menos; y la copa de silicona: se le pasa un agua y jabón y lista.

compresas tela lacopamenstrual_slide82

– Para limpiarse o desmaquillarse la cara: toallas de algodón que ya no uso, recortadas. Da para varios usos y cuando ya está sucia, la lavas junto con el resto de la ropa.

– No soy muy dada a comprar embutidos y quesos, pero me parece que la mejor manera es llevar directamente un taper, o un envase donde lo vayas a guardar en tu nevera. Lo mismo con carnes y pescados. Así evitamos las bandejitas de poliespán y otros residuos más. Esto es más fácil si son charcuterías o negocios de barrio o cercanos, donde ya te das a conocer tú y tus pequeñas manías.

– En los bares o restaurantes suelo pedir jarra de agua del grifo (si está bien), cosa que no suele gustar a todo el mundo, aunque si estoy consumiendo otras cosas, ya sean menús o platos, no me parece que sea grave no pagar también el agua. Si no es posible agua del grifo, pido de botella de cristal u otras bebidas con preferencia en cristal. ¿Por qué? Porque la mayoría de empresas que distribuyen a hostelería, te devuelven dinero si devuelves los cascos, que volverán a utilizar para rellenar (una especie de sistema de retorno de envases privado).

Como gallega que soy, estoy bastante en desacuerdo con los nuevos envases de plástico que ha instaurado Cabreiroá en sus aguas. ¿Qué necesidad hay de dar plástico en un bar habiendo la posibilidad de reutilizar un vidrio? Negocios, imagino…

– Evitar vasos, platos y cubiertos de usar y tirar. No tiene ningún sentido gastar estas materias primas para hacer productos que después de un único uso acaba en la basura. Hay muchas opciones para hacer picnic, fiestas o viajes. Metales, maderas, vidrios, etc. Los de papel tampoco me convencen porque siguen siendo de usar y tirar.

foto_vasos productos_suministros

Éstas son algunas ideas. Iremos añadiendo más. Es más fácil de lo que parece y muy satisfactorio ver que podemos marcar las reglas de nuestro consumo si queremos. Dejo este enlace con más ideas: http://ecocosas.com/eg/abandonando-el-plastico/

Anuncios