Consumo responsable: Cómo vestir amablemente.

Hace poco hablábamos de pequeños granitos de arena que nos llevan a reducir el consumo de plásticos en nuestro día a día. Esto forma parte de consumir de una manera responsable.

Pero aquí entran conceptos más profundos que tienen que ver con el ser consciente, ya no sólo de tu cuerpo y de tu vida para vivir mejor, sino de tus hábitos y costumbres. ¿Sabemos de dónde vienen las cosas que usamos?

http://neoplaces.com/2011/04/23/recyclage-vetementslampes/

Sobre el vestir. Desde siempre me he sentido de alguna manera sensibilizada con el tema de la ropa. Inicialmente porque teniendo una madre bastante compradora de moda, lo pasaba muy mal cuando la acompañaba por verla comprar tantas cosas que, tal como yo lo veía, ya tenía en casa…

Poco a poco, además, fui incluyendo en ese malestar, irme enterando de las prácticas que llevaban las empresas para fabricar la mayor parte de la ropa: países en desarrollo, fábricas a medio caer, condiciones vergonzosas, menores, explotación laboral… Primero, y hace ya décadas, empezaron a conocerse estos hábitos de la mano de Nike, Adidas y demás. Y a día de hoy, se conoce muy abiertamente, sobre todo después de varias tragedias evitables en las fábricas de multinacionales tipo Inditex (Zara, Stradivarius, Lefties, Massimo Dutty, Zara Home, Uterque, Oysho, Berska, etc), Primark, Mango, H&M, Blanco, El Corte Inglés,…ropa

Son empresas terribles, pero lo peor de todo es que somos cómplices de todo esto porque son las tiendas donde a saber qué porcentaje de gente compra en ellas su ropa. Y se nos hace difícil encontrar salidas, muchas están camufladas en chinos, mercadillos y otras tiendas más pequeñas que acaban trayendo sus pedidos de lugares parecidos.

Está la opción de marcas independientes, donde son diseñadores/as que diseñan su propia ropa, algunos llegan a fabricarlas, y otros acaban necesitando enviarlas a este tipo de lugares para poder tenerlas y que los precios no se vayan demasiado. Es muy difícil competir con estos grandes monstruos que a base de explotar a gente en otros países en desarrollo, consiguen dejar precios tirados y aún así, enriquecerse a más no poder.¿Os parece esto justo? Esto afecta incluso a diseñadores independientes que ven de alguna manera (algunas veces) plagiados sus trabajos. La verdad es que se crea un entramado muy complejo, y yo no quiero ser partícipe. Me destroza ver las etiquetas made in Bangladesh, China, Turquía… y me viene bien mirarlas antes de comprar para recordar cómo son las cosas de momento.

No quiero que consigan meterme en la cabeza que es necesario ir a la moda, tener muchas cosas de cada. No quiero hacer de “ir de tiendas” una afición. Ni quiero comprar ropa por 10 euros para tener que comprarla de nuevo en poco tiempo.

Así que éstas son mis opciones favoritas para vestirme, partiendo de la dificultad que supone, sobre todo para aquellas personas que les mola lo de ir a la moda. Estoy en el camino de hacerlo un poco mejor 😉

Mi opción favorita absolutamente: segunda mano y similares.

AERESS

Y no hablo de vestir vintage o hipster, hablo de vestir como uno/a quiera, dentro de su estilo. En algunas ciudades se lleva más que en otras lo de las tiendas de segunda mano. A mí me cuesta encontrarlas en Coruña, o al menos del estilo que quiero.

Lo positivo de la segunda mano, es que así no entras en el sistema de tener que producir más aún de lo que ya está hecho (la cantidad de ropa existente, y la que está en camino, tiende al infinito), con todos los recursos, malas prácticas, transportes y demás, que supone. Éste es el argumento que a mí me ha convencido y que últimamente me impide moralmente comprar de otras formas.

  1. Heredar ropa de familiares y conocidos.
  2. Participar en dinámicas de trueque o de tiendas gratis (donde llevas lo que no quieres, y te llevas lo que otros han llevado y te gusta). Hasta puedes probar a organizar una entre tu gente, me encanta. En Coruña ahora se hace por ejemplo en el Centro Social La Comuna un “armario comunal” de ropa y otros productos para intercambiarlos o llevártelos gratis.

 

ejemplos de intercambio de ropa

valencia3. Plataformas de compra-venta de ropa y complementos de segunda mano. Sin ánimo de hacer publicidad, mencionaré alguna:

  • La que más conozco y uso: Chicfy Aquí puedes vender tu ropa que ya no usas o comprarla. Lo bueno que tiene es que se divide en categorías: ropa usada, en perfectas condiciones, nueva sin etiqueta, y nueva con etiqueta. Te puedes encontrar los típicos zapatos usados sólo para una boda, una chaqueta de la que alguien se encaprichó y que ahora no le convence, un pantalón que compras y se te pasa el plazo para devolverlo, ropa que usa gente de la moda sólo para promociones y sesiones de fotos,… o ropa usada sin más.
  • Wallapop aún pendiente de usar. Conozco a gente que ha comprado y vendido con esta aplicación y tiene el punto bueno de que puedes elegir comprar a alguien que está a pocos kilómetros y acercarte a probarte lo que sea. Además vende de todo, bicis, puertas, pesas, ropa, juguetes, etc

4. Hay gente apañada que transforma y maquea su ropa, customizar, que se llama. Esta opción está genial, pero hay que saber o conocer sitios donde lo hagan. Incluso están los que hacen complementos reutilizando productos como cápsulas de café. Podéis dar seguro mil ejemplos.

Si no les conocéis, os animo a que lo hagáis: AERESS, la asociación española recuperadora de economía social y solidaria: “Se constituye como una plataforma, a nivel estatal, de entidades solidarias (asociaciones, fundaciones, cooperativas y empresas de inserción) que se dedican a la reducción, reutilización y reciclaje de residuos, con un objetivo de transformación social y de promoción de la inserción sociolaboral de personas en situación o en riesgo de exclusión social”. Tienen campañas e iniciativas muy interesantes, como uno de los carteles “Mejor que tirarlo.. que cambie de mano!”.

Comercio local: ahí queda la incógnita. Pero es favorable.

consume local

– Opciones positivas: comercio justo y alternativas de economía social.

Lo fabricado en base a principios de comercio justo y producción ecológica, que promueven relaciones justas entre productores, consumidores y medio ambiente. Claro, es más caro, justamente porque se da una relación justa y se valora el trabajo de productores, se valora el origen de las materias primas, y el modo de manufacturarlo. Algunos ejemplos:

comercio_justoviñeta

Os dejo este enlace de Ecologistas en Acción: criterios de consumo de ropa.

Sociedad_de_consumo_by_conemrad1984

Anuncios

Acerca de Robi.robita

Pseudos de psicología, ecología, latiguismo y negruras, universo social, decrecimiento y cursiladas varias. Residuos CERO. Impulsando la Cooperativa Otra Forma De Vivienda; Psicóloga, colaboradora de Filmoterapia; seguidora de lo social, Lo normal y lo anormal; lo natural: creo en el consumo responsable, y no en la responsabilidad de consumir para vivir. Ver todas las entradas de Robi.robita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: